jueves, 30 de noviembre de 2017

BONIATO ASADO CON SALMÓN, JUEGO DE BLOGUEROS 2.0




De nuevo Juego de Blogueros 2.0. y Mónica Vila nos invitan a participar en este reto. Creo que a a ser el último de este año 2017 para mi, así que aunque he preparado un plato muy sencillo, espero que sea de vuestro agrado y que lo probéis porque os va a sorprender.
 
No tengo muchos libros de cocina pero hay algunos chefs que acabo de conocer y que me gustan mucho. Ojeo los libros y las fotos me hacen abrir los ojos de admiración cuando veo platos con color e ingredientes al alcance de cualquier cocina normal. Uno se ellos es éste del que he tomado nota para este plato, Yotam Ottolenghi. Creo que ya me he aprovechado de él en algún otro plato para este reto. Su plato es diferente, lleva higos frescos en lugar de salmón y no lleva queso, digamos que esta es mi aportación.

De momento vamos a ver los platos del resto de participantes, y luego os cuento el proceso.

 
 
INGREDIENTES (para este plato único)
  • 1 boniato
  • 1 cebolleta
  • 1 puerro pequeño o 1/2 grande
  • 1 guindilla roja en aros
  • 100 gr de salmón fresco salmón 
  • 40  ml vinagre balsámico de módena
  • 20 gr de azúcar glas
  • salsa de soja para marinado del salmón
  • semillas de sésamo crudo
  • queso feta en aceite de olva y orégano
  • Aceite de oliva
  • Pimienta negra
  • sal

PREPARACIÓN

Lo primero precalentar el horno a 240ºC para asar los boniatos.
 
Lavar los boniatos. Cortarlos por la mitad a lo largo y cada mitad en 3 trozos de tamaño similar para que se asen por igual. Poner en una bandeja par hornear, añadir 3 cucharadas de aceite de oliva y sazonar con sal y pimienta negra. Mezclar y disponer en la misma bandeja con la piel hacia abajo. Hornear durante 25 minutos, aproximadamente. Deben quedar tiernos pero no demasiado blandos. Reservar.

Con el vinagre balsámico vamos a preparar una reducción poniendo en un cazo el vinagre y los 20 gr de azúcar glas. Cuando empiece a hervir bajar el fuego y dejar unos minutos hasta que espese un poco. Tener en cuenta que al enfriar espesa un poco más. Si es así antes de servir mezclar con una pizca de agua para aligerar el aliño.


Cortar la cebolleta y el puerro en juliana. Utilicé medio puerro porque era muy largo, su parte más verde bien limpia. Poner en una sartén un poco de aceite y pochar la cebolleta y el puerro a fuego medio-bajo. Sazonar. Cuando las verduras estén prácticamente pochadas añadir una guindilla en aros. No tenía otra cosa, aros de guindilla seca. 


 

Vamos con el salmón. Creo que he no he cogido el mejor trozo de salmón para hacer un tataki. Esa era mi intención, pero al trocear los tacos se me deshacía. A ver si os sale mejor. De todos modos hice lo siguiente. Mientras tenía los boniatos en el horno he puesto los dos trozos de salmón con salsa de soja (he utilizados reducción de soja, no tenía salsa). Justo antes de emplatar, rebozar el salmón en semillas de sésamo crudo. En una sartén caliente poner una pizca de aceite y poner los trozos de salmón. Simplemente vuelta y vuelta para que el sésamo se dore y el exterior del salmón se cocine. El interior debe quedar crudo.

Ahora a emplatar. Este plato se puede comer templado o frío. Poner en el centro la verdura pochada, los trozos de boniato y los trozos de salmón cortados como el tataki. Mis trozos de salmón se deshacían, creo que no era la parte o el corte del salmón más apropiada. Pero no es muy importante, aunque visualmente hubiera queda más bonito. Desmenuzar el queso feta y aliñar con la reducción balsámica.

Me quedé muy satisfecha del plato, el sabor muy bueno, pero creo que tiene partes que mejorar, como el tataki de salmón, por ejemplo.

De todos modos no dejéis de probarlo, os va a sorprender.












martes, 31 de octubre de 2017

MARQUESAS DE ALMENDRA CON CALABAZA, JUEGO DE BLOGUEROS 2.0



No sé si siempre empiezo igual este post mensual para la cita de Juego de Blogueros 2.0, pero... ya estamos aquí otra vez, con otro ingrediente. Este mes el ingrediente estrella es la "almendra".

Intentando buscar algo original en los primeros días, no me convencía nada. Salsas, cremas, galletas, ... tartas, bizcochos.. Ni idea. En mi búsqueda, como siempre, de no hacer algo que sea muy abundante, o que pueda aprovechar de alguna manera y gracias a mi vecina decidí mi propuesta. Abrí la nevera y vi un trozo de calabaza inmenso que me había regalado mi vecina unos días antes. Entonces recordé que había visto una receta de Eva Argiñano (se nota que me gustan los Argiñano) de "Marquesitas con calabaza". Las marquesitas son uno bizcochitos elaborados con almendra molida típico de las fiestas navideñas que creo no he probado nunca. La receta original lleva huevos, pero en esta propuesta la humedad se la da la calabaza.
En cualquier caso un éxito. Las cantidades son para un molde cuadrado de 20 x 20, en este caso y la altura del bizcocho de unos 3 cm. No es muy grande. La mitad de las marquesitas se las di a mi vecina, que me ha pedido la receta y la otra mitad nos la comimos de postre el mismo sábado por la noche entre amigos, después de un picoteo informal e improvisado en mi casa. Le envié a una amiga la foto del resultado y me dijo, "llevo algo para picar y unas cervezas y te ayudamos con el postre". Estuvo bien.
 
Antes de pasar a la receta os invito a ver las propuestas del resto de participantes:
 
María José: https://aquisecuecejugando.blogspot.com.es/
Ana María: https://azucaritodeana.wordpress.com/
Carabiru: http://birulicioso.wordpress.com
Fe: http://www.codigosecreto280.com/
Carmen: https://croqueteandoo.wordpress.com/
Vanessa: http://www.divertidoydelicioso.es/
Mónica: http://dulcedelimon.com
Eva: http://dulcesfelicidades.blogspot.com.es/
José Fernando: https://elemparrao.wordpress.com/
Mari Sol: http://elmenudemicocina.blogspot.com.es/
Elvira: http://elrincondeelvira.blogspot.com.es/search/label/Blog
Rebeca: http://enganchadosalacocina.com/
Inma: http://entre3fogones.com/
Raxel: https://homeandrun.wordpress.com/
Noelia: https://noestevezblog.wordpress.com/
Maribel: https://picoteandoideas.com/
Neus: https://rorosacabolas.wordpress.com/
Natalia: http://saboresdenati.blogspot.com.es/
Maryjose: http://tapitasypostres.blogspot.com.es/
Arantxa: https://unabrujaenlacocinablog.wordpress.com/
Sara: https://unaitalianaenlacocina.es/


INGREDIENTES 
  • 350 gr de calabaza sin piel y troceada
  • 250 gr de almendra molida
  • 100 gr de azúcar blanquilla
  • 80 gr de harina (todos los usos)
  • 11 gr de levadura en polvo
  • 1 limón (ralladura del limón y 1 cucharada de zumo)
  • 1 pizca de sal
  • Azúcar glas
  • Almendras crudas, unas 16 para el bizcocho y las que quieras para decorar
  • Mantequilla o aceite en spray para el molde
  • Grosellas para decorar


PREPARACIÓN

Primero hay que preparar la calabaza. Precalentar el horno a 180ºC. Trocear en dados de tamaño similar para que se ase por igual. Hornear durante unos 20 minutos y removiendo para un asado homogéneo. Batir la calabaza hasta conseguir un puré.

Mientras se hace la calabaza en una sartén con una pizca de aceite he tostado unas almendras crudas, para decorar y para picar mientras acabo de hacer la receta.

En un bol poner el azúcar y la ralladura de un limón y mezclar. Incorporar la harina tamizada y la levadura y mezclar. Añadir la pizca de sal y la almendra molida y seguir mezclando todo bien. En este momento añadir el puré de calabaza. Como no estaba segura de si la masa estaba un poco seca, por si el puré de calabaza no le daba la suficiente humedad, añadí una cucharada de zumo de limón, que no aparece en la receta original. Mezclar todo bien hasta conseguir una especie de masa homogénea.



Para preparar el molde se puede hacer encamisándolo con mantequilla y una pizca de harina. He descubierto lo de usar el papel de horno para sacar los bizcochos en moldes no desmoldables y me gusta. Así que en lugar de mantequilla usé aceite en spray y coloqué papel de hornear como se ve en el dibujo. Así es muy sencillo desmoldar.

Verter la masa en el molde y colocar las almendras crudas estratégicamente para que marque las porciones. Coloqué 16 almendras. Hornear durante 20-25 minutos y listo.


Dejar enfriar y cortar en porciones. Espolvorear con azúcar glas y para la el emplatado, en este caso, decorar con unas grosellas, o cualquier otro fruto rojo. Le va muy bien.






Pues esto es todo. Ya que es un dulce navideño, vamos calentando los hornos y tomando ideas, que enseguida tenemos las fiestas encima. Espero que os haya gustado mi propuesta.






sábado, 30 de septiembre de 2017

TARTA DE CALABAZA Y MEJILLONES; JUEGO DE BLOGUEROS 2.0



Otra vez fin de mes y un nuevo reto para Juego de Blogueros 2.0. Este mes ha habido dos ingredientes elegidos la calabaza y el melón. Cada vez que me planteo un reto culinario me vuelvo un poco majara para elegir el plato. Tengo que buscar un plato para uno o dos comensales, ya que me toca comer lo que preparo a mi solita. No puedo hacer una super-cazuela, ni una super-tarta, ni... algo muy grande. Tengo que adaptar las cantidades para el reto en cuestión y a veces preparo de algún ingrediente algo más y termina en el congelador o en mi mesa durante varios días. Por este motivo suelo tirarme a preparar aperitivos, entrantes y/o postres. Me cuesta mucho preparar platos principales con ciertos ingredientes, pero bueno, hago lo que puedo y lo que hago me gusta realmente.

Para este reto he versionado un plato de Karlos Argiñano. Su plato era una tarta de almejas y calabaza. Mi versión es prácticamente igual, aunque en lugar de almejas he utilizado mejillones y he tuneado algún ingrediente. He utilizado dos moldes de emplatar para hacer mis mini tartas, uno circular de 10 cm de diámetro y otro cuadrado de 10 x 10 cm. No tenía otra opción que no fuera un molde grande. Con un poco de imaginación he conseguido un plato más que aceptable. Creo que tengo que comprar algún molde pequeño para próximas ocasiones.
Antes de presentaros mi receta os invito que paséis a visitar las del resto de participantes a este reto:

Laura y Samuel: https://aglutina2.wordpress.com/
María José: https://aquisecuecejugando.blogspot.com.es/
Ana María: https://azucaritodeana.wordpress.com/
Carabiru: http://birulicioso.wordpress.com
Fe: http://www.codigosecreto280.com/
Vanessa: http://www.divertidoydelicioso.es/
Mónica: http://dulcedelimon.com
Eva: http://dulcesfelicidades.blogspot.com.es/
José Fernando: https://elemparrao.wordpress.com/
Mari Sol: http://elmenudemicocina.blogspot.com.es/
Elvira: http://elrincondeelvira.blogspot.com.es/search/label/Blog
Inma: http://entre3fogones.com/
Raxel: https://homeandrun.wordpress.com/
Leila: http://lanuevacocinadeleila.blogspot.com.es
Jorge: https://mastercocinillas.com/
Noelia: https://noestevezblog.wordpress.com/
Maribel: https://picoteandoideas.com/
Nela: http://recetasmanny.blogspot.com.es/
Neus: https://rorosacabolas.wordpress.com/
Natalia: http://saboresdenati.blogspot.com.es/
Maryjose: http://tapitasypostres.blogspot.com.es/


INGREDIENTES

    Masa quebrada (únicamente uso la mitad de la masa preparada para esta elaboración)
  • 250 gr de harina
  • 125 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 1 huevo L
  • 1 pizca de sal

  • 1/2 cebolleta
  • 1 diente de ajo
  • 35 gr de harina
  • 200 ml de leche (yo he usado desnatada y sin lactosa, es la que tengo en casa)
  • 1 chorrito de vino blanco
  • Agua
  • 60 ml de caldo de mejillones
  • 12 mejillones
  • 350 gr de calabaza
  • 1/4 cucharadita de jengibre en polvo
  • 1 pizca de sal
  • Aceite de oliva virgen
  • 1 huevo L
  • Salsa de soja


PREPARACION

Como he comentado antes, este plato es una versión de una receta de Karlos Argiñano de tarta de almejas y calabaza. El usa pasta brisa ya preparada. Su ración es mucho mayor que la mía, es una tarta al uso, para compartir. Bueno, vamos con el plato.

Lo primero preparar la masa quebrada. La opción más sencilla es comprarla preparada, pero me apetecía hacerla yo misma. Necesita un poco de nevera antes de elaborar el plato final así que se puede dejar preparada de un día para otro o calcular que debe estar aproximadamente una hora en la nevera.

Poner en un bol la harina tamizada y añadir la pizca de sal y la mantequilla en trozos. Mezclar con las manos hasta conseguir un especie de migas. Entonces añadir el huevo y seguir mezclando hasta conseguir una masa consistente y homogénea. No amasar demasiado. Hacer una bola y meter en la nevera. Dejar reposar una hora aproximadamente. De esta masa únicamente he usado la mitad, el resto la he congelado para otra vez.


Pasado este tiempo estirar la masa. No muy fina, pero tampoco muy gruesa, de unos 2 mm. Como no tenía molde pequeño para hacer una mini tarta utilicé 2 moldes de emplatar, uno cuadrado y otro redondo para mi preparación. Con ayuda de papel de hornear hice la base de la tarta y los laterales para poder manipularla. Tenía miedo de que me pegara en los laterales y se me rompiera la masa. Tuve que hacer dos intentos, el primero fue "error". Corté un trozo de papel de hornear del ancho del molde y dejé todo el largo del papel para que sobresaliera por dos de los lados. Cortar la masa con el propio molde. Poner el centro del papel en el interior del molde la masa dentro de este. 




En mi primer intento, una vez horneada la masa esta encoge, y la bechamel iba a caerse por los huecos laterales. Ese fue el error. 


En el segundo intento, puse masa por todos los lados interiores del molde, es decir, con "cartolas". Con el molde redondo fue un poco más complicado, pero lo conseguí. Poner un trozo de papel de hornear y unos garbanzos o bolas aptas para el horno. Hornear las masas durante 25 minutos a 190ºC,  con el horno previamente precalentado.






Mientras, en una fuente apta para el horno poner la calabaza troceada. Yo casi preparé 450 gr, pero con 350 es más que suficiente y luego os diré porqué. Sazonar la calabaza y añadir jengibre en polvo. Creo que un poco más que 1/4 de cucharadita no le hubiera venido mal, pero no soy de usar muchas especias y me daba un poco de miedo. Creo que debo arriesgar más. La receta original lleva jengibre fresco rallado, pero sólo tenía en polvo. Mezclar bien y hornear también durante 25 minutos a 190 º C. Según se vaya horneando ir removiendo los trozos de calabaza. Dejar enfriar, retirar los garbanzos y el papel interior y reservar.

En una cazuela poner un poco de agua y poner los mejillones. He preparado un kilo de mejillones, pero sólo he usado 9 para la bechamel, aunque luego he usado unos para el emplatado. Añadir un chorrito de vino blanco. Tapar e ir sacando según se vayan abriendo. Sacar la carne de los mejillones y reservar. Colar el caldo de los mejillones.



Para hacer la bechamel, picar la cebolleta y el ajo y poner en una cazuela con un poco de aceite y pochar. Trocear los mejillones añadir a la cazuela. Añadir la harina y rehogar bien. Añadir 60 ml del caldo de los mejillones y la leche poco a poco. No dejar de mover para que no se hagan grumos. Probar el punto de sal. Yo no le tiré nada de nada. 

Verter la bechamel en los moldes. 



Primero reservar unos trozos de calabaza para el emplatado. En una vaso batidor poner el resto de la calabaza y añadir el huevo. Batir y verter sobre la bechamel hasta el borde de la masa. Si hubiera usado menos calabaza hubiera cuajado antes, pero no quería añadir más huevo, así que creo que la solución es usar menos calabaza (350 gr en lugar de 450 gr).

Meter las mini tartas en el horno a 200º hasta que veamos que la calabaza está cuajada. Según, entre 15 o 25 minutos.


Para el emplatado he salteado unos trozos de calabaza con una pizca de salsa de soja y he añadido unos mejillones.






Con ayuda del papel del hornear sacar las tartas de los moldes. Adornar con un poco de la crema de calabaza y unos trozos de calabaza salteada y unos mejillones. Bueno al gusto. Comer caliente o al menos templadito.




















domingo, 17 de septiembre de 2017

MOLLEJAS DE CORDERO CON ALIOLI DE MOSTAZA




No a todo el mundo le gustan las mollejas. Es decir "casquería" y se les desfigura al cara. Cuando alguien se sienta en mi mesa y me pregunta, ¿qué es esto?... no suelo contestar, les digo, "primero prueba y después te cuento". Si les digo lo que es igual ni lo prueban. En mi familia son muy apreciadas, en general. Es un plato que no se come habitualmente y de vez en cuando me gusta darme un caprichito.



INGREDIENTES
  • Mollejas de cordero (aprox 250 gr)
  • Pan rallado
  • Panko
  • 2 dientes de ajo
  • perejil fresco
  • Sal
  • Aceite de Oliva

Alioli de mostaza (sin huevo)
  • 75 ml de leche sin lactosa
  • 75 ml de aceite de oliva virgen
  • 75 ml de aceite de girasol
  • Sal
  • 2 cucharaditas de vinagre blanco
  • 1 diente de ajo
  • 2 cucharadas de mostaza de Dijon


PREPARACIÓN

Lo primero que hay que hacer es limpiar bien las mollejas de impurezas. Para ello las troceamos y al mismo tiempo retiramos la telilla que las envuelve y las impurezas que podamos ver a simple vista. Poner las mollejas en un bol con agua fría abundante, con hielo incluso, y una pizca de vinagre. Meter el bol en la nevera durante al menos media hora. Hacemos lo mismo 2 veces más, pero la última vez aclarar bien en el grifo las mollejas y poner sólo con agua, sin vinagre. De nuevo en la nevera hasta la hora de prepararlas. Este trabajo lleva tiempo más que elaboración, así que antes de prepararlas hay que contar con varias horas de previos. Hay otras manera de "blanquear" las mollejas, cociendo en agua durante unos minutos, por ejemplo, pero no lo he hecho nunca así.


Ahora vamos con el alioli sin lactosa. No es el alioli tradicional, simplemente con ajo, aceite y sal, pero también está muy bueno. Se puede hacer con cualquier leche, evidentemente, pero he empezado a tomar leche sin lactosa por mi madre y me he dado cuenta que me sienta mejor. Poner en un vaso de batidora la leche y añadir poco a poco cada uno de los aceites deslizando suavemente por la cara interior del vaso. Batir suavemente y añadir el ajo sin el germen central, la sal, el vinagre y las cucharadas de mostaza. Batir hasta conseguir la textura deseada y reservar en la nevera.

Sacar las mollejas de la nevera, aclarar en el grifo y escurrir para quitar el exceso de humedad. Mientras se escurren picar los ajos en muy pequeñito y en un bol poner pan rallado y panko en igual proporción, perejil troceado y el ajo y mezclarlo todo. Pasar las mollejas por la mezcla y freir en abundante aceite. Poner sobre papel de cocina para eliminar el excedente de aceite y listo.




Bueno, tan sencillo como esto. La mollejas me parecen un manjar y combinadas con esta salsa son un acierto.